Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

miércoles, 13 de marzo de 2013

Los pasos perdidos

Salón de los pasos perdidos. Facultad de Derecho, Universidad de Buenos Aires.




Or.·. de Zaragoza, febrero 2013. (E.·.V.·.).

Aunque la verdad es que los Masones no solemos ser muy puntuales, siempre hay una intensa  actividad en el Templo antes de la Tenida.

Los ApAp.·. son los más activos. Distribuyen en  Logia las herramientas,  libros y símbolos que serán necesarios para realizar el Trabajo posterior, supervisados por su Vig.·. y por el Gr.·. Exp.·. . Aprenden el dónde, el cuándo  y el por qué de cada objeto; su emplazamiento y  orientación espacial dentro del Templo. Es un mensaje sencillo que va calando en ellos poco a poco como la lluvia fina y nos recuerda a los demás aquello que no debemos olvidar.
Están contentos porque el trabajo va a comenzar y participan en su preparación.

El Libro de Presencias está abierto en el lado derecho de la puerta. Antes de entrar a trabajar debemos grabar en él nuestra marca de cantero. Así todos los que participan en el trabajo de ese día quedarán reflejados en la Historia del Taller. Es importante hacerlo porque cada Tenida es  emoción, alegría, brillo..... aunque  también conlleva riesgos. Levantar grandes bóvedas, arcos apuntados, contrafuertes, triforios...... es una alarde de arquitectura, de verticalidad y de ligereza, pero la obra es arriesgada y podemos cometer  errores. No importa: aprenderemos mucho de ellos.

Los MM.·. entretanto se reúnen en Consejo o comentan cuestiones puntuales del trabajo y de la vida.
Todos: ApAp.·., CompComp.·.  y MM.·. tenemos muchas cosas que contarnos. Nos saludamos con afecto y fraternidad, es una alegría volver a vernos para, además trabajar juntos.

Es también en Pasos Perdidos donde procedemos conscientemente a decorarnos con nuestros ornamentos: guantes blancos, mandiles, bandas  y collares. Según los grados. Aquí todo es símbolo.
El Gr.·. Exp.·. dentro del Templo, después de supervisar su correcta preparación, reanima simbólicamente la Luz Eterna con la punta de su espada. Una luz permanentemente encendida que guarda en su llama toda la vida de la Logia.

En el interior el Gr.·.Exp.·. y el GT.·. cruzan sus espadas en las ColCol.·. para evitar que entre en el Templo todo aquello que no sea necesario o pueda obstaculizar la buena marcha de la jornada.
Mientras, el M.·. de Cer.·. reagrupa en Pasos Perdidos a las HHª.·. y HH.·. solicitando un tiempo de reflexión. Es momento para despojarse de los metales.
Vamos a entrar. Todo está  preparado.

Precedidos de un imprescindible tiempo de silencio, los ApAp.·. en primer lugar, anunciados y conducidos por el M.·. de Cer.·. se dirigen en procesión a la puerta entreabierta, traspasando el umbral. Al llegar entre ColCol.·. las espadas se abren formando un pasillo de acero. Ocupan poco a poco su lugar.
Después de los ApAp.·. entran los  CompComp.·.. Más tarde los MM.·. y Of.·. del Taller ocupan también sus lugares y sitiales. Esperan en pie y en silencio, sin orden, sin signo, la llegada de la V.·.Mª.·..

Ésta es anunciada.

Entra en el Templo precedida por el M.·. de Cer.·. que porta en su mano izquierda un candelabro con tres luces alumbrando los pasos que dirigen la Logia. Es luz efímera que se apaga cuando ocupa el  Sitial.
Seguidamente, el M.·. de C.·. se dirige al Occidente para recoger al H.·. Gr.·. Experto mientras el G.·.T.·. cierra silenciosamente las puertas.

Durante este tiempo el Gr.·.Exp.·., el M.·. de Cer.·. y el G.·.T.·. son los únicos que portan sus herramientas, dos espadas y una vara, como responsables de la correcta ejecución de la entrada.

Aquí todo es símbolo: el Trabajo va a comenzar.




Ana  M.·.M.·.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada